Inicio

Fin de Semana en el Parque Natural Baixa Limia - Serra Do Xurés

El sábado 12 de Mayo, BIMARES celebramos nuestra salida prevista al Parque Natural de Baixa Limia- Serra Do Xurés.
Partimos de Ares con mucha ilusión y la notable ausencia de María, que dedicó tanto esfuerzo a la organización de la salida, y que no pudo venir por causa de fuerza mayor, a las 7:30 de la mañana.
Llegados a nuestro destino, la fuente termal natural y pública de Lobios, nos reunimos con Ana, una guia experta del lugar. Con ella iniciamos nuestra andaina por frondosos bosques siguiendo el curso, aguas arriba, del río Caldo.
Encontramos la mansión romana de Aquis originis, y también un 

poco de lluvia que puso un punto de emoción durante unos minutos a nuestro caminar.
Pronto la lluvia dió paso al sol, y el camino se convirtió en calzada romana, al principio muy amañada, pero después más tortuosa y probablemente más auténtica. Así llegamos a una gran colección de miliarios (grandes piedras verticales ubicadas en las calzadas romanas cada mil pasos) reunidos en un mismo lugar desde quién sabe cuando.
Nuestros pasos continuaban ascendiendo, mientras nuestro corazón se encogía observando desde lo alto el destrozo y ruina que los fuegos de 2017 provocaron en esa zona. Grandes extensiones ardieron y, mientras algunos árboles parece que intentan sobrevivir, otros han sido talados (ojalá para repoblar con flora autóctona, y no fruto de la especulación maderera).
Aún así, la naturaleza siguió sonriéndonos, tanto con su verdor, como con el vuelo de majestuosas aves que de vez en cuando nos sobrevolaban.
Llegamos a la frontera con Portugal, en Portela do Homem, un lugar excelente para comer y repostar agua y energías...
Hasta aquí todo fue subir, y despues de comer, continuamos subiendo, aunque más suavemente, hasta que llegó el momento de bajar hacia A Corga Da Fecha.
Antes pasamos por la Cabaniña Do Curro, una cabaña camuflada como si de un montículo verde más del terreno se tratara, donde los pastores se refugiaban en tiempos ancestrales.
A partir de aquí el sendero se fué endureciendo, hacia abajo, convirtiéndonos en semi-cabras que saltaban de piedra en piedra, mientras un extraordinario paisaje natural, el valle del rio Caldo, nos sorprendía en cada recodo. Con la emoción de vigilar cada paso para no trastabillar el avance, disfrutar de la aventura, y vivir, cada uno a su manera, esa gran escena vital en la que estábamos inmersos, llegamos a Corga Da Fecha.
Corga Da Fecha es una espectacular caída de agua, con una serie de pozas y piedras durante esa caída, lo que la convierte en una falsa fervenza, escalonada, con un agua impresionantemente cristalina donde algunos refrescaron los pies, la cabeza, y la garganta.
Y así llegamos abajo, al río Caldo, cuyo cauce seguimos aguas abajo, hasta regresar al punto de partida. Para aquellos que así lo quisieron, la tarde no podía terminar más que con un agradable baño en las enriquecedoras y sanadoras aguas que brotan de las entrañas de la tierra a más de 70º. Los demás disfrutaron de la hospitalidad de la magnífica villa de Lobios.

El domingo 13 nos desplazamos en bus hasta Lindoso, en Portugal, donde conocimos su excepcional colección de hórreos, siguiendo la costumbre local de tenerlos todos en un espacio comunitario, en lugar de cada uno en cada casa. En este caso, una gran cantidad de ellos, a los pies del Castillo de la localidad, cuyas almenas tambien visitamos.
Despues de Lindoso, aquellos que no desearon o no pudieron caminar, se quedaron en el bus para visitar la villa de Soajo, otra magnífica muestra de la tradición portuguesa.
Para los demás Ana, nuestra magnífica guía, nos tenía reservada una gran sorpresa en el Parque Nacional Peneda-Geres (que es el Baixa Limia en territorio portugués) en forma de naturaleza salvaje y caminos medievales en un entorno de bosques centenarios, realmente dignos de admiración. El musgo lo cubre todo, y acariciarlo al caminar resulta un placer que disfrutamos. Nos sorprendemos con ingeniosas obras de ingeniería hidráulica que aprovechan el cauce natural del agua para el funcionamiento de la aldea, haciendo funcionar molinos y creando piscinas. 

Recorremos senderos techados con parras de uva. Ascendemos por caminos horadados lateralmente por la acción del hombre a lo largo de siglos de uso ininterrumpido.
Cada curva nos reserva una nueva sorpresa, cada ascensión parece llevarnos a un nuevo paraíso. Caminos que no lo son, tomados por arroyos naturales, que nos obligan a avanzar de piedra en piedra, o preciosos puentes ubicados como si de una escenografía cinematográfica se tratara en prados, ríos y bosques asombrósamente perfectos.
Incluso petroglifos milenarios salieron a nuestro paso en Penedo Do Encanto, para disfrute de nuestro espíritu ancestral.
Ya reunidos todos de nuevo, llegó la hora de la comida, y hubo quien aprovechó para hacer unas compritas en el gran mercado de Lobios. Para rematar el viaje, visitamos el yacimiento arqueológico de Aquis Querquenis, en el concello de Bande. Si bien las ruinas del yacimiento se encuentran sumergidas por las aguas del Encoro Das Conchas, si que estaba a nuestra disposición el centro de interpretación, donde pudimos conocer, descubrir y aprender un poco más sobre la historia de los romanos en Galicia, y su vida y obras en ese enclave concreto.

Con el espíritu renovado, las pilas cargadas, y la sensación de haber vivido un fin de semana excepcional, volvimos a casa entre sueños y canciones con las que las más animadas-os amenizaron el viaje de vuelta a Ares.

¡Ya estamos deseando que llegue la próxima cita!

La Asociación Recreativa Bimares le informa del uso de cookies que permiten ofrecer un correcto funcionamiento del sitio. Al continuar con la navegación dará el consentimiento tácito a la instalación de dichas cookies. Para más información visite política de privacidad.

Acepto las Cookies de este sitio web.